Detectado un caso positivo de fiebre del Nilo occidental en Reus

La Conselleria de Salut, la Secretaría de Salut Pública (Generalitat de Catalunya) y el Ayuntamiento de Reus (Tarragona) activaron a mediados de septiembre un plan de información, vigilancia, prevención y tratamiento a raíz de la detección de un caso positivo de fiebre del Nilo y otro probable en la ciudad.

Se trata de una pareja, un varón de 90 años y una mujer de 85, que ingresaron en el Hospital Sant Joan de Reus el 31 de agosto con un cuadro neurológico. El hombre es un caso de positivo confirmado, mientras que la mujer en estos momentos sólo es un caso probable. La pareja sigue ingresada y en evolución favorable, según informó el Departament de Salut.

Dado que la fiebre del Nilo se considera una enfermedad emergente, y que un caso ya debe considerarse como un brote, el Ayuntamiento de Reus, en coordinación con el Departamento de Salut y la Secretaría de Salut Pública puso en marcha un plan de información, vigilancia, prevención y tratamiento.

La fiebre del Nilo occidental es una enfermedad infecciosa causada por el virus del Nilo occidental (VNO). Se trata de una zoonosis, es decir, de una enfermedad que se transmite de los animales al ser humano.

La principal vía de transmisión es a través de la picadura de mosquitos infectados. Se han identificado hasta cuarenta especies de mosquitos capaces de actuar como transmisores de la enfermedad, principalmente del género Culex, algunas de las cuales, como el Culex pipiens, se encuentran ampliamente distribuidas en Cataluña.

Los mosquitos pican aves infectadas y el virus pasa a las glándulas salivares del mosquito; cuando vuelve a machacar, inyecta el virus a los seres humanos ya los animales, que puede causarles la enfermedad. También se conocen otras vías de transmisión menos frecuentes, como el trasplante de órganos o la transfusión sanguínea a partir de pacientes infectados.

No se ha confirmado ningún caso de transmisión de persona a persona, ni de transmisión del virus al personal sanitario asistencial, aunque sí que se han descrito de transmisión del virus a personal de laboratorio.

El período de incubación se sitúa entre 2 y 14 días y en humanos la infección del VNO no produce síntomas en el 80% de los casos. Al 20% restante puede causarles fiebre >38,5 °C y al menos uno de los siguientes síntomas: mialgia (dolor muscular), artralgia (dolor articular), cefalea (dolor de cabeza), fatiga, y fotofobia (intolerancia anormal a la luz). También puede darse linfadenopatía (aumento del tamaño de los ganglios linfáticos) y exantema maculopapular (erupción en la piel).

La mayoría de los casos infectados por el VNO son leves. Los casos graves (menos del 1%) presentan afectación neurológica como meningitis, encefalitis (inflamación del cerebro) y síndrome de Guillain Barré (inflamación de los nervios) o parálisis flácida. Las personas afectadas son mayoritariamente mayores de cincuenta años.

No existe ningún medicamento que pueda eliminar el virus. El tratamiento se basa en el control de síntomas.

Como principales medidas de prevención, debe prevenirse la aparición de mosquitos con un correcto mantenimiento de las adecuadas condiciones sanitarias del alcantarillado, fosas sépticas y sumideros. También evitar la acumulación de agua y mantener en condiciones higiénico sanitarias las piscinas, balsas y estanques.

En cuanto a la prevención por parte de la ciudadanía, las recomendaciones son disponer de mosquiteras en las viviendas, vestir prendas que cubran la mayor parte de la superficie del cuerpo y utilizar repelentes autorizados siempre siguiendo las instrucciones de uso que se detallan en el prospecto del producto.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja una respuesta